Aseguramiento de la Calidad

Asegurar la calidad de la formación, investigación y otras funciones propias universitarias es un reto ineludible, más en un contexto de creciente oferta e internacionalización de la misma y de una sociedad del conocimiento. Lo anterior se acentúa considerando su condición de entidad estatal, en la cual la sociedad ha depositado la confianza y aporta recursos para que cumpla con su función.

Respondiendo a esas expectativas y a la transparencia exigida en el sistema nacional, la Universidad ha implementado diversas políticas y sistemas de garantía interna de la calidad, formalmente establecidos y conocidos por la comunidad universitaria. Ya su marco reglamentario de por sí incluye elementos que regulan aspectos de múltiple diversidad y son elementos de sistemas que garantizan calidad; por ejemplo, en docencia, la selección y admisión de estudiantes, el reclutamiento, promoción, perfeccionamiento y renovación de académicos, la calificación de desempeño del docente en el aula, la política de distribución del trabajo académico, la política de incentivo a la calidad e innovación docente, la gestión de expedientes para la titulación o la realización de prácticas profesionales.

A medida que la Universidad incorpora estrategias de mejora continua, suma el desarrollo y evaluación de desempeños, los revisa y redefine si es necesario hasta lograr sus objetivos previstos.

De tal modo, se puede afirmar que a la fecha en la Universidad destaca el aprendizaje e instalación de conceptos de autorregulación, mejora continua y aseguramiento de la calidad, en la comunidad universitaria, en general, y en las carreras y programas, en particular, que se fortalece progresivamente.

Un hito destacable de este aprendizaje lo constituye la primera revisión de la gestión de calidad de la Institución, que consideró una autoevaluación, evaluación externa y seguimiento, según lineamientos y criterios utilizados para la acreditación de universidades miembros del Consejo de Rectores Europeos (CRE) -actualmente European University Association- en el período 2000-2004. Un segundo hito tiene relación con la introducción de la autoevaluación y evaluación por pares en el caso de personas y unidades, y la implementación de los sistemas de jerarquización, de evaluación y de calificación de desempeños individuales y de unidades.

Lo anterior se fortaleció notablemente con el primer proceso de acreditación institucional de carácter opcional, del año 2004 y sus sucesivas renovaciones, y por los procesos de acreditación de carreras y programas de postgrados, voluntariamente llevados a cabo, de manera sistemática, desde que la ley de aseguramiento la calidad entrar en vigor en el país en el año 2006.

El proceso de autoevaluación de carreras, programas e institucional -corazón de la acreditación- ha otorgado valiosos parámetros para la mejora continua de la actividad docente, de investigación, vinculación con el medio y gestión; de ahí la decisión institucional de renovar sus acreditaciones o de incorporar nuevas carreras y programas a sus primeros procesos, con lo cual puede exhibir la ampliación de la cobertura de carreras acreditadas así como también el incremento en años de acreditación.

En el año 2015, el Equipo Directivo analizó todas estas iniciativas y develó la necesidad de ordenarlas de un modo más integral, sistemático y estructurado para que contribuyeran efectivamente a la garantía de calidad y de paso facilite su demostración a terceros.

A partir de entonces, se adecuó la estructura orgánica para visibilizar más aun el compromiso con el aseguramiento de la calidad. Un avance claro en la gestión de la calidad se manifiesta por medio de la creación de la Dirección General de Aseguramineto de la Calidad y Planificación. Esta unidad actúa, a partir de octubre de 2020, de manera coordinada a todo nivel, en todos sus campus y sedes con un enfoque de gestión de procesos.

A la fecha, las intenciones globales de la Universidad de Talca con la calidad se explicitan y formalizan en su Política de la Calidad (RU N°1929/2017), dirigidas a la comunidad universitaria (beneficiarios o usuarios) y hacia las partes interesadas (egresados, empleadores, instituciones en convenio y otros actores clave). Para viabilizar la política, la Universidad cuenta con sistemas de aseguramiento de la calidad, es decir, una estructura de responsabilidades y de participación, actividades, recursos y procedimientos internos de la organización. Desde el año 2015, para obtener una calidad más consistente se utiliza el aseguramiento de la calidad con un enfoque en procesos, cuya articulación y mirada sistémica tuvo un salto cualitativo en el año 2018 con el diseño e inicio de la implementación del Sistema Integrado de Aseguramiento de la Calidad (SIAC).

Durante el año 2020, el SIAC es diagnósticado y socializado entre distintas partes interesadas. Los resultados de esto, permiten planificar una rearticulación y ajustes que serán implementados a partir de enero de 2021.

Noticias DPAI
Organigrama Institucional
Imagenes DGACP
Sitios de Interés
Documentos

"Destaco principalmente el trabajo en equipo, los constantes desafíos y el buen clima laboral, desempeñarme en diferentes áreas de la Institución, me ha brindado la oportunidad de adquirir conocimientos en diversas áreas de la gestión universitaria, permitiendo desde mis funciones contribuir al proyecto corporativo."

Verónica Fernández Vilches

Departamento de Procesos y Riesgos Corporativos